viernes, 28 de noviembre de 2008

Para variar

Mi abuelo era una de esas personas que toman granadina con soda. No siempre, pero de vez en cuando una botellita de Cusenier aparecía.

1 comentario:

madre hay una sola dijo...

Uh qué ganas de granadina, yo tenía un tío sodero que distribuía y cada vez que iba a la casa me bajaba una botella para vergüenza de mi mamá. Seguro que engorda mucho, es demasiado rica.