miércoles, 11 de febrero de 2009

Burrerita

La otra noche cruzamos volando en bicicleta la avenida Córdoba. Le jugábamos carrera al semáforo. Ganamos, por supuesto.

Yo grité: "¡Y cruzaron el disco!"

Así, del alma, sin recordar especialmente a mi abuelo.

Así te tengo adentro, abue. No como memoria, como parte de mí.

Nunca volví a ir al hipódromo, pero me salen esas cosas cuando corro carreras.

5 comentarios:

Acidez Sarcástica dijo...

¿Cuándo volvemos? Yo nunca fui y estoy dispuesta a acompañarte.

Acidez Sarcástica dijo...

¿Cuándo volvemos? Yo nunca fui y estoy dispuesta a acompañarte.

Acidez Sarcástica dijo...

¿Cuándo volvemos? Yo nunca fui y estoy dispuesta a acompañarte.

Acidez Sarcástica dijo...

¿Cuándo volvemos? Yo nunca fui y estoy dispuesta a acompañarte.

perez dijo...

No me acose, doña.