jueves, 8 de enero de 2009

Don Julio

De todos los personajes de la Galería Gral. Belgrano (ya lo hemos dicho pero el público se renueva: mi abuelo trabajaba como vendedor de tarjetas de estacionamiento en Obligado entre Pampa y Sucre*), el más respetado por mi abuelo era Don Julio. 


Don Julio era el relojero. Trabajaba con su señora: ella atendía al público y el se ocupaba de la relojería propiamente dicha.

Como mi abuelo, era muy formal y estaba todos días de saco y corbata. Además, era muy educado. 

Don Julio y Don José (o Don Perez)  mantenían una rara amistad. Porque Don Julio también parecía admirarlo a ese gallego cabrón, enfermo, por el que nadie daba dos mangos. 

Una vez Don Julio le regaló a mi abuelo un reloj a cuerda muy elegante. Y al poco tiempo, otro*. Cuando tuvimos que mudarnos, Don Julio le prestó plata a mi abuelo. Ningún pariente nos prestó plata. Él sí. Estoy segura de que con mucho esfuerzo mi abuelo la pudo devolver. 

Creo que cuando murió mi abuelo, Don Julio mandó flores. 




Asterisco primero: En Belgrano decimos "Obligado" por "Vuelta de Obligado" e, insisto, nunca decimos "La Pampa" sino "Pampa". Somos así. 

Asterisco segundo: Obvio que tengo los relojes. 

2 comentarios:

La Oveja dijo...

yo creo que nadie dice La Pampa, es Pampa a secas y decir Vuelta de Obligado es muy largo.

Estudiante crónica dijo...

vivi en pampa toda la vida y ahora con mis hermanas cuando vamos a visitar a papa decimos "vas a pampa'? (o "a casa" cuando nos olvidamos que hace mucho que no vivimos ahi)
tu abuelo me hace acordar a mis abuelos, y un poco a papa.