martes, 19 de agosto de 2008

Chau pucho

Mi abuelo fumaba desde chico. Negros. Un día, el médico le dijo que si no dejaba el cigarrillo, se iba a morir. Mi abuelo volvió a la casa, sacó el atado del bolsillo, lo puso sobre la heladera y ahí lo dejó.

Todo esto fue antes de que yo naciera. Nunca lo vi fumar. Mi abuela sí fumaba, pero a él nunca lo vi tentado de darle una pitada a un pucho, como se decía en casa (jamás se decía "cigarrillo" ni ninguna otra palabra).

Tosía como nadie. Un asco. Pero no murió de ningún problema respiratorio. Ésa, por lo menos, la ganó.

6 comentarios:

angeles dijo...

Qué lindo blog, me conmueve

perez dijo...

¡Gracias!

zazantiago dijo...

Llegue aca de puro pedo. Esta buenisimo, muestra que los blogs no son (como en muchos casos) pelotudeces.
Segui asi.

saludos


ah!...mi abuela materno tambien era radical hasta las pelotas

perez dijo...

Ah, pero tengo blogs llenos de pelotudeces también, ¿eh? Chequeá los links.

(También tengo una obra de teatro muy sesuda. Tengo para todos los gustos, bah).

¡Saludos!

Nadia dijo...

Yo no puedo...

Y yo misma ya sé que me voy a enfermar fulero...

Pero, bué...

Me voy a ir igual...

perez dijo...

Y si dejás de fumar, ¿qué hacés con el blog? ¿No?