sábado, 7 de marzo de 2009

Sincretismo

(No sé por qué vienen apareciendo posts sobre política. Pero bueno, no sé por qué tengo este blog, así que no importa).

A pesar de ser radicales hasta la médula, a mis abuelos les cabía Evita. Cuando murió, fueron parte de la multitud que se acercó a despedirla. Y siempre me contaban que cuando nació mi papá, escribieron a la Fundación Eva Perón explicando que como mi abuelo era comerciante, necesitaban un teléfono para que mi abuela pudiera comunicarse con él si le pasaba algo al bebé; y que a los pocos meses les pusieron una línea. Sí, sí, la anécdota es incomprensible. Algo falla. Quizás mi memoria, o no entendí bien en su momento. O capaz que la anécdota es cualquiera, y listo.

Cuestión que adelante radicales todos unidos triunfaremos.

4 comentarios:

Julia dijo...

En familia también eran todos radicales pero a nadie se le hubiese ocurrido ir a despedir el féretro con los restos de Eva.

El Viejo @gustín dijo...

Mi papa, conocio lo que era una Navidad, gracias a Perón, mi vieja que trabajo desde los 8 años educo sus hijos para que la superaran;ninguno de nosotros trabajo para comer.
Siempre con trabajo, siempre con el cuaderno y la bic amarilla el faber negro y la goma dos banderas, poco pero digno...
No ibamos a comer a la escuela, porque en casa estaba mi vieja y nos preparaba, algo, lo que q habia, con amor, con el amor que podia dar.
...

madre hay una sola dijo...

Que te dieran una línea en meses debía ser algo así como un milagro en esa época, yo me acuerdo cuando pedimos línea, tardó más de dos años y eso que ya estábamos en los 80´s. Que a tus abuelos les quepa (cupiera??) Evita aún siendo radicales para mí se traduce en que eran buena gente. Si vamos al caso, en realidad yo a Perón mucho no me lo banco, sobre todo por el último trunco gobierno. Pero Evita es todo.

perez dijo...

¡Todo!

¡Ay, qué arrebato peronista que me dio!