viernes, 6 de marzo de 2009

Otro radical no querido

"No hay nada que hacer, Don Perez".

Así le dijo Arturo Balbín a mi abuelo cuando fue a pedirle que hiciera algo por su hijo desaparecido.

Y agregó que "eran extremistas", o subversivos, o alguna otra palabra de moda.

Desde ese día, mi abuelo no lo quería mucho a Balbín.

2 comentarios:

El Viejo @gustín dijo...

Y si seguro que ni un pelo se le movio, cuando se lo dijo...
Hiciera algo cuando nuca hizo nada...
que dolor

madre hay una sola dijo...

No te digo, pechos fríos...