miércoles, 1 de abril de 2009

Mi Alfonsín particular

Habían pasado unos pocos meses desde que asumió Alfonsín (cuya campaña electoral había seguido en la tele con tanta pasión como si fuera "Señorita Maestra" o "Burbujas"), cuando tuve con mi abuela el siguiente dialoguito:

YO: A mí me defraudó Alfonsín.
ABUELA (sorprendida): ¿Por qué?
YO: Porque yo pensaba que Alfonsín iba a abrir todas las cárceles y los desaparecidos iban a volver.

Plop, hizo mi abuela. Y se acordó de haber escuchado a Alfonsín hablar de la liberación de los presos políticos. Poco tiempo después, yo le explicaba a ella que mis papás estaban muertos, que no los esperara más, que tenían que estar muertos por la sencilla razón de que no venían a buscarme.

Antes de que esta ola amnésica nos tape, permítame el lector recordarle algunas cosas que Alfonsín no hizo por democracia ni por la justicia. La Conadep sólo recogió los testimonios de las víctimas, sin investigar nada por iniciativa propia. El Juicio a las Juntas nos quedó chico: no puedo festejar los cuatro años de prisión de Agosti, ni que no se considerara probado que los milicos se afanaban pibes como metodología represiva, entre otras perlitas. Se creó el Banco Nacional de Datos Genéticos donde mi familia dejó su muestra de sangre, pero a mi hermano lo tuve que encontrar yo, yo en persona, trabajando en Abuelas, no en el Estado. Cuando los milicos lo apretaron, Alfonsín nos desmovilizó con su ex célebre "Felices Pascuas". Me guardo, para no aburrir con obviedades, cualquier comentario sobre el Punto Final y la Obediencia Debida. Y para no herir la susceptibilidad de los deudos, no voy a mencionar otras cosas que quedan por fuera de su política de Derechos Humanos. Pero bueno, nada de esto importa ya, porque Alfonsín se está ganando post mortem la amnistía que nunca recibieron muchos presos políticos que siguieron en gayola (para usar un término caro a este blog) durante su gobierno.

4 comentarios:

madre hay una sola dijo...

Vsite, Pérez, como a la final siempre terminamos estando de acuerdo. Che te merecés el premio a la Premonición, empezaste con el tema radical como una semana antes de que estuviera en la mira de todos.

Yuyo dijo...

No sólo algunos siguieron en gayola, a otros los persiguió él, como a Obregón Cano y Bidegain.
Como decía Luca: "mejor no hablar de ciertas cosas", ahora que Lázaro Costa le extendió el certificado de Prohombre.

perez dijo...

Muy cierto, Yuyo. También están las causas que les armaron a los sobrevivientes de la ESMA, la teoría de los dos demonios cristalizada en estas persecuciones a las que hacemos mención... En fin, esto no pretende ser un estudio serio sobre su gobierno y su figura, sino apenas un golpecito en el hombro, tipo llamada de atención, para los que estos días compraron eso del "Padre de la Democracia" que echaron a rodar los medios.

Muy bueno de lo Lázaro Costa, me hiciste reir, Yuyín!

Anónimo dijo...

Tampoco compro este "San Alfonsin"