jueves, 11 de octubre de 2007

Insulto para señoras

El insulto más sonoro que le escuché decir a mi abuelo fue "vieja cajetuda".

Lo utilizaba en muy contadas ocasiones, reservado casi siempre a la típica vieja de mierda que en la calle te clava el paraguas en el ojo o te birla el lugar en la cola.

"Cajeta" es el lunfa para vagina (digan la verdad: ¿no suena más chocante "vagina" que "cajeta"?). Sin embargo, los diccionarios del lunfardo no traducen "cajetuda" como "conchuda", que sería mi traducción, sino como indolente, persona inhábil, lenta de entendimiento. Juro que dicho por mi abuelo sonaba a un "vieja conchuda" de lo más enconado. Y eso que mi abuelo se enconaba mucho y seguido, pero el "cajetuda" lo tenía guardado.

Yo le pregunté qué significaba una vez. Y él, avergonzado de haber usado esas palabras delante de la nena, señaló hacia el sur de su anatomía (no de la mía) y murmuró "cajeta es eso... de las mujeres...". ¡Mi amor!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, bueno, Mariana
Qué blog emotivo. La verdad que me rio, pero al mismo tiempo, me agarra mucha, mucha nostalgia, por los abuelos que ya no tenemos. Por lo que vivimos con ellos. Cada uno con el suyo y sus historias, pero me siento muy identificada. Me alegra que saques a la luz tu vida o anécdotas con tu abuelo. Sobre todo, porque siempre las protagonistas parecen ser abuelas.
Algo de mi abuelo: Alberto Segundo. Tito, para la abuela. Tata para los nietos (13).
Bravo y cariñoso. Bravo por lo que contaban, cariñoso conmigo.
Radical, casi arquitecto, burrero, cocinaba como los dioses, leía todo el día. Se conocía todo el mundo sin haber ido a ningún lado. Escuchaba música clásica. Salía con los muchachos. Gruñón, puteador, un amor.

Anabella Valencia dijo...

Perdón el comentario anterior no quería que sea anónimo.
Ahí va mi identidad, sólo que estas cosas no las entiendo.

PaTo dijo...

cajetuda = conchuda del pasado?