sábado, 15 de marzo de 2008

Una amenaza más y van...

También me decía: "Te voy a fajar".

Como ya se dijo, lo más lejos que llegó fue a zarandearme una vez del pelo.

La amenaza practicada como deporte se volvía bien poco efectiva, a juzgar por la frecuencia y variedad que debía emplear.

1 comentario:

Gisela dijo...

Me encanta tu blog y con tu permiso voy a visitarte más seguido.
Mi abuela para amenazarme o mejor dicho advertirme que en cualquier momento se podría la cosa me decía:-SOSEGATE GISELA!!!. Y a mí me causaba tanta gracia que se me pasaba la locura.
Hasta pronto.