jueves, 4 de septiembre de 2008

Con todas las letras

Vamos a decirlo de una buena vez.

Mi abuelo tomaba. Mucho.

Tenía: una mujer que él adoraba sin ser correspondido; un hijo, una nuera y un nieto por nacer, desaparecidos; una nieta chiquita y huérfana a su cargo; un laburo parecido a la mendicidad; ningún ahorro después de haberse roto el culo toda la vida y haber llegado a tener un restorán en Austria y Berutti.

Lo peor que hacía era chupar, enchincharse con todo lo que se moviera y correrme con la chancleta.

¡Salud, abuelo!

4 comentarios:

madre hay una sola dijo...

¡Salud! Pérez, no sabés, así como ustedes ven Irmas y Orlandos yo ví un abuelo José, se bajó de un colectivo en Viamonte casi Florida, lo debo haber mirado fijo con una cara de pelotuda bárbara porque se puso incómodo.

sritam dijo...

Pérez, podés creer que me vengo a enterar recién ahora que mi abuelo León era flor de tramposo y mujeriego?

viovio dijo...

me muero de amor con este blog
sin embargo
una tibia tristeza me alcanza

perez dijo...

Madre hay una sola: Preocupate cuando veas un abuelo José y lo sigas.

SritaM: ¡Miralo vos!

Viovio: Corra, corra, que no la alcance la tristeza.